Síndrome de Korsakoff

Síndrome de Korsakoff

Es bien sabido por diferentes estudios que existen ciertos beneficios en el consumo moderado de vino a nivel cardiovascular, siempre y cuando se realice conjunto con una dieta saludable y ejercicio físico.

Sin embargo, cuando el consumo de alcohol aumenta de manera exponencial, existen ciertos riesgos a nivel de la salud que son poco conocidos.

Uno de los grandes desconocidos dentro de las consecuencias del consumo excesivo de alcohol, es el denominado síndrome de Korsakoff. El alcohol es una sustancia metabolizada por el hígado por la oxidación. La presencia de alcohol en sangre inhibe, por otro lado, el transporte y uso de tiamina (vitamina B1), imprescindible en la transmisión de los impulsos nerviosos cerebrales. Por tanto, el consumo de alcohol tiene importantes efectos en el cerebro.

Más específicamente, el síndrome de Korsakoff es una enfermedad que altera las funciones de la memoria (amnesia anterógrada o dificultad para formar nuevos recuerdos), produce síntomas como descoordinación motora (ataxia), inquietud, e incluso episodios psicóticos (alucinaciones). Igualmente, la deficiencia en esta vitamina puede generar encefalopatía en el área de Wernicke, denominándose entonces síndrome de Wernicke-Korsakoff, en el cual, además, se dan síntomas tales como la pérdida de audición, la epilepsia, hipotermia, parálisis ocular, o depresión.

 

A nivel general, entre los síntomas más destacados del síndrome de Korsakoff encontramos:

  • Problemas mnésicos: la mayor dificultad de estos pacientes es el aprendizaje de cosas nuevas, aunque tampoco pueden recordar lugares, hechos cercanos en el tiempo, o personas. También se da la posibilidad de que se produzca igualmente amnesia retrógrada, o dificultad para recordar eventos del pasado. Estos problemas producen en los pacientes una sensación de estar viviendo en un “limbo mental”, por lo que es normal la compensación de los problemas de memoria con la creación de confabulaciones o, lo que es lo mismo, historias inventadas que pretenden llenar dichas lagunas mentales. Esta confabulación no se realiza de manera intencional, no considerándose por tanto mentiras, aunque suelen tener un carácter fantasioso y sin sentido que dificultan la creencia en los mismos.
  • Déficit de atención: dificultades en atención sostenida, con elevado número de distracciones.
  • Agitación motora: se produce generalmente temblor involuntario en las extremidades, así como ataxia y descoordinación en la marcha, sensación de hormigueo y adormecimiento de las extremidades.
  • Somnolencia, consecuencia directa del alcohol, pues se trata de una droga depresiva que genera aletargamiento o incluso estupor.
  • Pérdida de peso: el paciente suele adelgazar de manera rápida, pudiendo producirse desnutrición, debilidad y anorexia.
  • Confusión espacio temporal: dolor de cabeza, trastornos del sueño y del humor.
  • Episodios psicóticos donde están presentes tanto alucinaciones auditivas como visuales.

 

Con esto no se quiere decir que todas las personas alcohólicas padezcan de este síndrome, ya que el alcohol no es la única causa, aunque sí la principal. Esta enfermedad también puede darse por un traumatismo, una desnutrición severa, tumores cerebrales e infecciones específicas. No obstante, al tratarse principalmente de una enfermedad generada por el consumo de alcohol y la deficiencia de vitamina B1, la posibilidad de recuperación a través de un tratamiento farmacológico y psicológico siempre está presente. No obstante, se ha de tener en cuenta que, si el síndrome está muy avanzado, o existen dificultades cognitivas severas, la recuperación total no se llegará a producir.

 Los tratamientos de desintoxicación del alcohol, conjunto con la medicación de estabilización vitamínica, focalizan la atención en la recuperación de los pacientes. A este respecto, es importante reseñar la relevancia de los tratamientos adictivos, principalmente los de orientación cognitivo-conductual, que focalizan la atención en la abstinencia y manejo y control cognitivo, emocional y conductual en las diferentes esferas de la vida de la persona, permitiendo de este modo la normoadaptacion.

 Si usted o un familiar se encuentran en esta situación y necesitan ayuda, el Centro Terapéutico Valle del Tiétar ofrece tratamiento personalizado especializado que permite a los pacientes una recuperación y mejora en la vida de la persona.

Equipo CTVT

No Comments

Post A Comment