LA HISTORIA DE LAS ANFETAMINAS

LA HISTORIA DE LAS ANFETAMINAS

El abuso de drogas siempre ha existido en el mundo.

Primero sintetizado en 1887, el estimulante anfetamina se hizo popular en 1920 en la comunidad médica, donde se usó para aumentar la presión arterial, agrandando los conductos nasales y estimulando el sistema nervioso central.

El abuso de la droga comenzó durante la década de 1930, cuando se comercializó bajo el nombre de Benzedrina y se vende en un inhalador de venta libre. Durante la Segunda Guerra Mundial, las anfetaminas fueron ampliamente distribuidas a los soldados para combatir la fatiga y mejorar el estado de ánimo y la resistencia.

Después de la guerra, los médicos comenzaron a prescribir anfetaminas para combatir la depresión. A medida que aumentaba el uso legal de las anfetaminas, surgió un mercado negro. Los usuarios comunes de las anfetaminas ilícitas incluían a conductores de camiones en largos trayectos y atletas que buscaban mejorar el rendimiento.

Los estudiantes a menudo se refieren a la droga como “anfetas” y lo utilizan para ayudarse en el estudio. En 1962, las farmacias de San Francisco vendían anfetaminas inyectables. Esto provocó un enorme problema de drogas y las autoridades se vieron obligadas a detener el proceso.

Todos recordamos la era de los años 60 de amor libre y rock and roll. En aquel entonces, algunas de las drogas más populares eran el alcohol y la marihuana. Cuando Estados Unidos entró en los años 80 y 90 la manía de la droga se volvió hacia la cocaína, la marihuana y el éxtasis.

Ahora mismo en 2017 la adicción a las drogas ha adquirido una nueva apariencia. Los fármacos de elección son la heroína, la metanfetamina cristalina y diversas formas de medicamentos para el dolor. El problema es que la heroína está siendo cortada con fentanilo y se está convirtiendo en una sentencia de muerte para los usuarios como resultado.

No Comments

Post A Comment